Serendipity

Y mañana ya veremos...

“Ya lo sé. Tú nunca me pides nada. Tú simplemente estás ahí, aguantando mis vaivenes mentales… y teniendo paciencia. Cómo no me vas a confundir; si es que no puedes hacerme más bien… Cómo no me vas a terminar gustando; si es que todo lo que dices, y cómo lo dices, y lo que haces, y la manera en que lo haces, y lo que eres, y la puta forma en que lo eres… me emboba… Me deja fuera de juego… Porque así es como lo vivo… una lucha constante entre mis ganas y mi prudencia… No es divertido siempre… me gusta y me angustia a partes iguales… Y si esto fuera una pelea; yo ya estaría rozando el K.O., y tú a punto de cantar victoria sobre el ring…

Porque ves cosas en mí, que nadie antes había visto… Tienes esa extraña facilidad de convertir mis defectos en algo positivo… sorprendentemente positivo… Es esa capacidad tuya, de hacer que me crea buena… Me haces feliz, me haces mejor, me haces… sentir…

 Y me encantas. Sin “peros” rastreros detrás. Me encantas a secas y de la forma más literal posible… y no estoy acostumbrada a eso… Bueno, sí… otra gente a lo largo de mi vida me ha encantado, pero no así. Tú lo haces de una manera diferente… tú me tratas distinta a cómo lo ha hecho el resto, y me cuesta tanto acostumbrarme, que a veces me quedo pensando si todo esto va conmigo… Porque hasta ahora nunca fue así. Siento marearte, siento no poder ser más clara…

Me paraliza ese cuidado de no romper las cosas buenas que me rodean… Y es que resulta que a menudo voy por ahí rompiendo lo que toco… Por eso prefiero quedarme mirando desde una posición más segura, para no correr el riesgo… No querría romper esto, pero no te sorprendas si lo termino haciendo… si me descuido y me acerco demasiado… ¿Me alejarás para que no pase? Si pudiera, te pediría que me lo prometas… Pero no lo harás, porque vamos directos al abismo… y, últimamente, me rindo a esa necesidad…
 
Porque vamos como locos fantaseando que nos tocamos… Imaginando cómo serán los 5 segundos previos a que tus labios den con mi hombro… Sin atender a consecuencias, ni peligros, ni cagadas… Vamos deseando escuchar nuestras voces, a una distancia aproximada de unos 3 centímetros entre la boca de uno, y el oído del otro… Vamos sin reparar en razones… Vamos de perdidos al río, como dijiste aquella vez… Y mañana… mañana ya veremos…”
 
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Serendipity.
Published on e-Stories.org on 01/07/2014.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Serendipity

Did you like it?
Please have a look at:

Las ventajas predichas... - Serendipity . (Love & Romance)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)