Efrain Nuñez Huallpayunca

El homenaje a Camilo Sesto

Comenzando la semana, un lunes por la noche, mientras me movilizaba en el ómnibus para dirigirme mi casa, escuchaba por la radio hermosas baladas, una más que otra; en eso, durante el comercial, me entero que el sábado, en un lugar llamado Plaza San Miguel, darían, entre otras actividades, un homenaje a un cantante muy querido por mí y que ya en pasadas crónicas mencioné: Camilo Sesto. Sí, iban a organizar un homenaje al Ángel del amor. Supuse que, tal vez, traerían un enorme televisor y pondrían un video de Camilo cantando sus mejores canciones (vaticinaba que serían los que eran en vivo -concierto-). Como era una invitación para todos los fanáticos, era obvio que durante esa noche tendríamos la oportunidad de cantar. “Seria hermoso” -pensé-. Esa noche del lunes anoté el día y la hora. Decidí ir el sábado para ver el homenaje a Camilo Sesto.

 

Durante toda la semana estuve al tanto de la llegada del sábado, incluso mi compañero Russel escuchó el mismo comercial por la radio y también quiso ir a ese homenaje del en Plaza San Miguel. El miércoles, en la noche, tuve clases de Proyectos en la facultad y el profesor pidió que formemos grupos para un trabajo. Esto implicaba que en algún momento tendríamos que reunirnos para avanzar la investigación. Y así fue. Ese mismo día (miércoles) acordamos mis compañeros Juan y Javier que el ¡sábado! en la tarde iríamos a casa de Javier para el trabajo. El homenaje comenzaba en la noche, a eso de las 6:00 p.m., entonces teníamos que acabar rápido para que yo me marche.

 

Al llegar el ansiado sábado, tuve que encontrarme con Juan para ir a casa de Javier. Eran las dos de la tarde. Ese día me entero de algo increíble, el profesor de Proyectos es el nuevo decano de la facultad de Ciencias Sociales. Fue una noticia que conmocionó a muchos estudiantes de la Facultad. Pero en fin, finalmente Juan y yo llegamos al distrito donde vive Javier, pero no conocíamos exactamente la dirección. Tuvimos que preguntar a mucha gente para poder llegar. Y no sería después de dos horas en que llegaríamos a su casa. Eran aproximadamente las cinco de la tarde. Imposible que en una hora terminemos el trabajo y ni hablar el tiempo que demore el bus al llevarme hasta San Miguel, llegaría muy tarde. No tenía otro remedio que aceptar la triste realidad: no iría al homenaje de Camilo Sesto. Que triste.

 

La reunión acabó a eso de las seis y media de la noche y era prácticamente imposible que llegara a tiempo para el homenaje. Pero mi amigo Javier quiso calmarme los ánimos colocando algunas canciones de Camilo Sesto en mp3 que tenía grabada en su  computadora para escucharla.

 

Ojalá hagan, en un futuro cercano, otro homenaje para poder ir.

 

Efrain Nuñez Huallpayunca

Web: http://espejosazules.blogia.com

 

E-mail: eslani_24@hotmail.com

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Efrain Nuñez Huallpayunca.
Published on e-Stories.org on 01/07/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"General" (Short Stories)

Other works from Efrain Nuñez Huallpayunca

Did you like it?
Please have a look at:

El último sueño - Efrain Nuñez Huallpayunca (Love & Romance)
Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)