Sandra Roland

Nebulosa


           Hace frío, pese a que Mayo hace días que se marchó detrás de las horas. Claudia nota cómo le tiembla la vida entre los dedos mientras siente a Oliver caminando a su lado por Gran Vía. El silencio es un intruso que los aísla al uno del otro, se sitúa entre ambos y los sumerge en sus propios pensamientos. Claudia piensa en que quiere hacer el amor con Oliver, que lo necesita, igual que comer, respirar, o trepar por debajo de las ortigas que le crecen en el corazón. Le duele la piel.
 

 
            Entran en el Larios. Gente chic, música de jazz en la primera planta. Una barra, velas envueltas en plástico blanco. Él se inclina a pedir una copa. Y entonces, su olor. Ese olor… Parece un virus que sube por sus fosas nasales y comienza a filtrarse entre sus venas, es una enredadera que oprime sus entrañas. La conversación es intranscendente, repleta de ojos, y el aire va desapareciendo entre sus cuerpos. Claudia se sabe deseable, se sabe cálida. Oliver es todo barba oscura, todo manos grandes que sujetan su cuello. Oliver es todo. Por una noche.
 

 
               Entrar en casa de él es invadir un trozo de su mundo, asomarse a su universo. Y de pronto, sus cuerpos se están rozando, se aprietan las almas desde dentro y ya no hay ropa, ni maquillaje, ni sandalias, sólo está el hueco enorme entre sus piernas, el hueco que palpita como un ser vivo reclamando un poco de él, de Oliver…Está dentro de ella y la tempestad le sube en oleadas de espasmos.  Él la posee y se ha adueñado de todos sus secretos, avanza desgarrando suavidades con maestría. Está en ella, en ella, en ella, y el tiempo no existe, es un melocotón partido en trocitos pequeños que se deshacen en la boca. Y a Claudia las piernas le están temblando y el aire le huye por los labios y los suspiros le hacen cosquillas en el pelo, y ya no sabe dónde está, ni quién fue, ni quién es, ni quién ha sido, ni qué era el sexo antes de esta noche.
 

 
               Ni quién es Oliver. Ni por qué.  
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Sandra Roland.
Published on e-Stories.org on 06/19/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Sandra Roland

Did you like it?
Please have a look at:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)