Nadège Ango-Obiang

La pasarela prohibida

Sonidos de cuernos, ruidos de tams-tams, ecos de las danzas de los campesinos formando el clan Nkodjein, a Bitam. Clamores se elevaron repentinamente. Una joven muchacha, a la sombra, acechaba y esperaba que las el más viejo mujeres liberan las cocinas hechas de tierras pegadas. Cuando eso se hizo, Essono se tragó en dos de entrada ellas y llena una enorme cesta de lo que ella podido encontrar. Ahora bien, en la oscuridad, su novio, EL, lo épiait. Una lluvia torrencial barrió repentinamente el pueblo, lo que hizo redoblar los gritos de alegría de los habitantes y sobre todo de los bailarines. Por eso discretamente que pudo, Essono se insertó en el bosque, cruzó muchos puentes muy poco fiables. Remontando una cuesta fangosa y deslizando, se encontró nariz a nariz con una inmensa boa bien oscura.

- ME Bolo, Essono, dice la Boa.

La joven muchacha se limitó sacud la cabeza y arrodillarse ante la criatura. Depositó suave y respetuosamente el contenido de su cesta. La boa observó y dice:

- Ya tres años que ti me honrado, y siempre no hay sacrificio humano.
Suspiró:
- era un ser porche ti o tres años de cuidados. Mantuviste tu promesa. De la sangre lo habría bendecido y habría enriquecido para la vida, Essono.

El reptil tragó todo el contenido de la cesta. Luego dice:

- ¿Nadie lo siguió?
- Nadie conoce este lugar, prometido la joven mujer.
- Entonces, lo sello en tu nombre. Mañana, mucho antes de que la noche se borre, antes de que la paleta se instale, vuelve de nuevo. Estaría a través del camino, tendría el color del suelo. Aunque no me ves, contratiempo mí. Así pues, habrás cruzado la pasarela hacia la felicidad… y una determinada riqueza.

La boa añadió en un suspiro:

- Habría preferido carne para terminar este plato. Tu riqueza sería que considerable más. Va y vuelve de nuevo.

El novio vive la joven muchacha retroceder camino bajo la tormenta con su enorme cesta vacía. Esperó y vive la boa hincharse luego, progresivamente, entrar bajo tierra. Cuando este último pareció tener desapareció, el novio vino y franqueó la impresión del animal. Pero la pasarela se había sellado en nombre de Essono. El animal se rectificó muy y tragó al novio langoureusement, encontrando por fin su banquete más que sabroso. En su sueño, Essono se vive adulado y coronado con gloria. La sonrisa a los labios, fue antes de la paleta franquear la impresión del animal y a cruzar así su pasarela hacia una felicidad más que considerable.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Nadège Ango-Obiang.
Published on e-Stories.org on 08/04/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Fairy Tales" (Short Stories)

Other works from Nadège Ango-Obiang

Did you like it?
Please have a look at:

Môn (English Version) - Nadège Ango-Obiang (Science-Fiction)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)