Maria Teresa Aláez García

f-349u5803 (resumen)

(Dedicado a quien piensa que la poesia, la creatividad, los sentimientos y la fe están de más y que esta vida sólo valen la fama, la fortuna económica, ser guapos y  satisfacer los deseos primarios.)

f-349u5803 (resumen)

 

5 de mayo de 2016

f-349u5803 abre sus ojos. Ha pasado el periodo de trance durante el que ha de mantenerlos cerrados. El aparato mecánico que tiene a su lado, marca la temperatura, 18 grados centígrados, la hora, las seis de la mañana y facilita por impresora la agenda del día.

Se levanta del lugar de reposo tras abrir la portezuela de protección.  Se vuelve a recostar en el habitáculo que se encuentra justo al lado y vuelve a cerrar los ojos. Durante veinticinco minutos, recibe sobre su piel, su pelo, todo su cuerpo, tanto por dentro como por fuera, los efectos de un scanner para conocer su estado físico, un repaso láser, una ducha con champú y gel y su aclarado correspondiente además de las cremas y  medicación tópica precisas para su cuidado, ajustado a las necesidades genéticas.  Igualmente recibe una sesión de gimnasia pasiva y masaje.

Abre la portezuela de nuevo y entra en el vestidor donde sólo ha de introducir su cuerpo en los tejidos que forman sus dos prendas: la ropa interior y la exterior, ambas realizadas con un hilo y un punto que no permite porosidades y guarda el calor en su justa medida, sin dar lugar al sudor y que forman una textura suave y ligera aunque no es el modelo provocador, no se estila por las mañanas.

A continuación toma las dos pastillas destinadas al desayuno y el vaso de agua. De este modo mantiene el peso y las medidas que la hacen atractiva para los otros sexos.

Envía los documentos con los cuales estuvo trabajando la noche anterior y se dirige a la cápsula de viaje.

Al llegar a su lugar de trabajo se despoja de sus ropas y pasa al salón de relax es requerida como los seres de todas las especies, para la primera descarga de hormonas. Durante veinte minutos satisface su necesidad sexual junto a las parejas elegidas y, tras haber sido reparadas sus  constantes y su higiene por medio de gas, reanuda su labor.

Sobre la hora del mediodía acaba su primer trabajo, por el cual ha podido conseguir un mes de contrato y se toma las grageas correspondientes más el agua necesaria. Acude durante treinta minutos a la sesión de conversación y transmisión de datos donde se la valorará según los datos conseguidos en el estudio y los datos aportados que almacenaba en su recuerdo. Nada de crear. Eso está destinado a los ordenadores. Tras la segunda descarga hormonal, acude a la jornada vespertina de estudio.

Cinco horas de almacenamiento de información y dos horas de búsquedas.

Vuelta a la entrada de la cápsula de viaje y al llegar a su lugar de origen,  desprendimiento de prendas de vestir. Un vistazo al ordenador para ver si hay cena virtual y de nuevo, al período de descanso.

 

23 de agosto de 2020

f-349u5803 abre sus ojos. Ha pasado el periodo de trance durante el que ha de mantenerlos cerrados. El aparato mecánico que tiene a su lado, marca la temperatura, 18 grados centígrados, la hora, las seis de la mañana y facilita por impresora la agenda del día. En el escaneo sale un pequeño error y una llamada automática al técnico de reparaciones que desde la oficina, realiza las gestiones convenientes.

Se levanta del lugar de reposo tras abrir la portezuela de protección.  Se vuelve a recostar en el habitáculo que se encuentra justo al lado y vuelve a cerrar los ojos. Durante veinticinco minutos, recibe sobre su piel, su pelo, todo su cuerpo, tanto por dentro como por fuera, los efectos de un scanner para conocer su estado físico, un repaso láser, una ducha con champú y gel y su aclarado correspondiente además de las cremas y  medicación tópica precisas para su cuidado, ajustado a las necesidades genéticas.  Igualmente recibe una sesión de gimnasia pasiva y masaje. Se recortan las partes de crecimiento alterado que no consiguieron ser reducidas mediante la manipulación genética previa a su nacimiento.

Abre la portezuela de nuevo y entra en el vestidor donde sólo ha de introducir su cuerpo en los tejidos que forman sus dos prendas: la ropa interior y la exterior, ambas realizadas con un hilo y un punto que no permite porosidades y guarda el calor en su justa medida, sin dar lugar al sudor y que forman una textura suave y ligera aunque no es el modelo provocador, no se estila por las mañanas. Hoy se elige cambio de prendas debido a que la actividad extra consiste en un movimiento de brazos y piernas excepcional.

A continuación toma las dos pastillas destinadas al desayuno y el vaso de agua. De este modo mantiene el peso y las medidas que la hacen atractiva para los otros sexos.

Envía los documentos con los cuales estuvo trabajando la noche anterior y se dirige a la cápsula de viaje.

Al llegar a su lugar de trabajo se despoja de sus ropas y pasa al salón de relax es requerida como los seres de todas las especies, para la primera descarga de hormonas. Durante veinte minutos satisface su necesidad sexual junto a las parejas elegidas y, tras haber sido reparadas sus  constantes y su higiene por medio de gas, reanuda su labor.

Sobre la hora del mediodía acaba su primer trabajo, por el cual ha podido conseguir un mes de contrato y se toma las grageas correspondientes más el agua necesaria. Acude durante treinta minutos a la sesión de conversación y transmisión de datos donde se la valorará según los datos conseguidos en el estudio y los datos aportados que almacenaba en su recuerdo. Nada de crear. Eso está destinado a los ordenadores.

Acude a la segunda sala de relax donde, introducida en la piscina, recorre el recinto de modo manual varias veces, dejándose frotar por el agua.

Tras la segunda descarga hormonal, acude a la jornada vespertina de estudio.

Cinco horas de almacenamiento de información y dos horas de búsquedas.

Vuelta a la entrada de la cápsula de viaje y al llegar a su lugar de origen,  desprendimiento de prendas de vestir. Un vistazo al ordenador para ver si hay cena virtual y de nuevo, al período de descanso.

 

30 de octubre de 2038

f-349u5803 abre sus ojos. Ha pasado el periodo de trance durante el que ha de mantenerlos cerrados. El aparato mecánico que tiene a su lado, marca la temperatura, 18 grados centígrados, la hora, las seis de la mañana y facilita por impresora la agenda del día.

Se levanta del lugar de reposo tras abrir la portezuela de protección.  Se vuelve a recostar en el habitáculo que se encuentra justo al lado y vuelve a cerrar los ojos. Durante veinticinco minutos, recibe sobre su piel, su pelo, todo su cuerpo, tanto por dentro como por fuera, los efectos de un scanner para conocer su estado físico, un repaso láser, una ducha con champú y gel y su aclarado correspondiente además de las cremas y  medicación tópica precisas para su cuidado, ajustado a las necesidades genéticas.  Igualmente recibe una sesión de gimnasia pasiva y masaje.

Abre la portezuela de nuevo y entra en el vestidor donde sólo ha de introducir su cuerpo en los tejidos que forman sus dos prendas: la ropa interior y la exterior, ambas realizadas con un hilo y un punto que no permite porosidades y guarda el calor en su justa medida, sin dar lugar al sudor y que forman una textura suave y ligero. Es el modelo provocador.  Se estila por las mañanas de la temporada de calor para resultar más atractiva a los otros sexos.

A continuación toma las dos pastillas destinadas al desayuno y el vaso de agua. De este modo mantiene el peso y las medidas que la hacen atractiva para los otros sexos.

Envía los documentos con los cuales estuvo trabajando la noche anterior y se dirige a la cápsula de viaje.

Al llegar a su lugar de trabajo se despoja de sus ropas y pasa al salón de relax es requerida como los seres de todas las especies, para la primera descarga de hormonas. Durante veinte minutos satisface su necesidad sexual junto a las parejas elegidas y, tras haber sido reparadas sus  constantes y su higiene por medio de gas, reanuda su labor.

Sobre la hora del mediodía acaba su primer trabajo, por el cual ha podido conseguir un mes de contrato y se toma las grageas correspondientes más el agua necesaria. Acude durante treinta minutos a la sesión de conversación y transmisión de datos donde se la valorará según los datos conseguidos en el estudio y los datos aportados que almacenaba en su recuerdo. Nada de crear. Eso está destinado a los ordenadores. Tras la segunda descarga hormonal, acude a la jornada vespertina de estudio.

Cinco horas de almacenamiento de información y dos horas de búsquedas.

Vuelta a la entrada de la cápsula de viaje y al llegar a su lugar de origen,  desprendimiento de prendas de vestir. Un vistazo al ordenador para ver si hay cena virtual y de nuevo, al período de descanso.

 

15 de enero de 2043

f-349u5803 abre sus ojos. Ha pasado el periodo de trance durante el que ha de mantenerlos cerrados. El aparato mecánico que tiene a su lado, marca la temperatura, 18 grados centígrados, la hora, las seis de la mañana y facilita por impresora la agenda del día. Automáticamente es desconectado para su cambio. Finalizó su período de trabajo.

Se levanta del lugar de reposo tras abrir la portezuela de protección.  Se vuelve a recostar en el habitáculo que se encuentra justo al lado y vuelve a cerrar los ojos. Durante veinticinco minutos, recibe sobre su piel, su pelo, todo su cuerpo, tanto por dentro como por fuera, los efectos de un scanner para conocer su estado físico, un repaso láser, una ducha con champú y gel y su aclarado correspondiente además de las cremas y  medicación tópica precisas para su cuidado, ajustado a las necesidades genéticas.  Igualmente recibe una sesión de gimnasia pasiva y masaje.

Abre la portezuela de nuevo y entra en el vestidor donde sólo ha de introducir su cuerpo en los tejidos que forman sus dos prendas: la ropa interior y la exterior, ambas realizadas con un hilo y un punto que no permite porosidades y guarda el calor en su justa medida, sin dar lugar al sudor y que forman una textura suave y ligera aunque no es el modelo provocador, no se estila por las mañanas.

A continuación toma las dos pastillas destinadas al desayuno y el vaso de agua. De este modo mantiene el peso y las medidas que la hacen atractiva para los otros sexos.

Envía los documentos con los cuales estuvo trabajando la noche anterior y se dirige a la cápsula de viaje.

Al llegar a su lugar de trabajo se despoja de sus ropas y pasa al salón de relax es requerida como los seres de todas las especies, para la primera descarga de hormonas. Durante veinte minutos satisface su necesidad sexual junto a las parejas elegidas y, tras haber sido reparadas sus  constantes y su higiene por medio de gas, reanuda su labor.

Sobre la hora del mediodía acaba su primer trabajo, por el cual ha podido conseguir un mes de contrato y se toma las grageas correspondientes más el agua necesaria. Acude durante treinta minutos a la sesión de conversación y transmisión de datos donde se la valorará según los datos conseguidos en el estudio y los datos aportados que almacenaba en su recuerdo. Nada de crear. Eso está destinado a los ordenadores. Tras la segunda descarga hormonal, acude a la jornada vespertina de estudio.

Cinco horas de almacenamiento de información y dos horas de búsquedas.

Vuelta a la entrada de la cápsula de viaje y al llegar a su lugar de origen,  desprendimiento de prendas de vestir. Un vistazo al ordenador para cerciorarse de que las órdenes que ha dado se cumplirán y, por fin, al período de eterno descanso.

 

 

 

 

 

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 12/16/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Politics & Society" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Declaración de intenciones 1 - Maria Teresa Aláez García (Life)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)