Maria Teresa Aláez García

No seas yo

NO SEAS YO

I

No… ¡¡Por favor!! No seas yo.

Es que ni llegas a un mínimo de mi altura.  No creo que sea necesario que tengas esas ambiciones. Me sentiría indigna si llegaras al lugar donde yo estoy. Has de reconocer que cada una estamos en el lugar que nos corresponde. Yo, aquí arriba. Tú, ahí abajo.

Yo he nacido de una familia noble y de raza blanca, a ser posible de raíz anglosajona o sajona o Normanda o algo similar, ni recuerdo.  Con ascendencia real. Y si no es así, al menos de comerciantes o banqueros o quizás navieros, ricos. Puedo ser rubia y tener una piel blanca y sonrosada pero si soy morena o tengo los ojos oscuros, seré infame posiblemente. Mis facciones serán muy regulares y tendré una educación exquisita recibida en diversas capitales europeas y en los EEUU y a la vez, habré viajado un poco por el mundo hacia lugares donde me acogerían con toda seguridad y sin peligro.

Se ha invertido mucho en mí y mi belleza se cuida enormemente. Si es preciso, hasta con cirugía. Como comprenderás, no me hago ni la cama pero he recibido lecciones de cómo hacerlo y sobre las tareas del hogar para poder mandar a los sirvientes y dirigirles en sus labores aunque más tarde tendré un criado o un ama de llaves que se ocupará de ello por mí. Cuando intenté realizar alguna de esas labores, mi piel sufrió horrores y me dolía todo el cuerpo, el cual entreno en un gimnasio y con profesores especiales para tenerlo a la medida.

Sé todo sobre la moda y el glamour. Tengo algo de cultura  y buena memoria. No miro las noticias ni me informo sobre lo que ocurre en el mundo porque no me es cercano y no me interesa.

Así que preocúpate de lo concerniente a tu labor y olvídate de mí. Es más, impediré que tú y los de tu condición lleguéis a mi lugar porque me quitáis un puesto que he ganado con mi presencia y que mi familia conquistó a base de sangre y engaño, a lo cual se le llama sistemas de manipulación psicológica y “es lo que hay”

 

II

¡Tía!

Pasa de rollos que a mí no me van las movidas  del “glamur” y la “llet sosieti”.

En teniendo a mi “Marti” y a la familia en mi “keli”, ya “tá” bien, que bastante mal está la cosa como para preocuparse de pijadas.

No estudio porque no me gusta y no me van las “chorraditas” de “niña bien”. Trabajo en cualquier cosa “pa” “ayudá” a mi casa y “pa” “aportá” para un piso “pa” comprarme con mi “churri”.

  Claro que voy de mercadillo “tós” los martes y “m’arreglo” porque es la cultura de la imagen y hay que tener presencia sobre todo. “Amás” que me gusta tener buenas y distintas presencias: hoy voy de ejecutiva, mañana de diseñadora, “pasao” de surfera, “asín” la gente no me conoce nunca.

No soy fea, no y a base de “currar” tengo buen tipo, “currando” en mi casa y “currando” en la calle. Luego me voy con la “peña” a tomar unas “birras” y hasta mañana y a fumarme unas hierbas que “me comprao” una pitillera de primera “pa” guardarlo “tó”.

Con “toa” el hambre que se pasa en el mundo, tengo que currar para no pasar hambre en mi casa que bastante han “pasao” mi “agüela” y mi madre en la guerra.  Y esos pobres “ninios” lo que sí comen son “marrones” que los violan y “tó”… y si se da, se da que hemos puesto el arroz en el “supermercao” y damos la ropa, “pa” dar como los primeros. De lo de “reciclá”, “pa” qué, si no voy a llenarme “toa” la casa de basura pudiendo echarla toa al contenedor aunque la Mari sí recicla y ha “comprao” cuatro cubos “pa” su casa, uno de cada color, “asín” ayuda un poco al planeta dice.

Ya ves tú matándose la gente. Yo es que miro las noticias porque “aluego” dan la telenovela que eso es la realidad de la vida y te das cuenta de la clase de gente que hay y la maldad del personal en el trabajo que te queman “toa” y no tienen miras, hoy te cogen y mañana te tiran y hacen contratos de un mes o de dos y lo que vale es entrar a un hospital o al ayuntamiento de limpieza, eso sí es un “curro” “guay”.

Pobre gente esa del tercer mundo.  Están con los políticos que no les dejan vivir como aquí y se “quean” “tó” el dinero y lo gastan en comprarse “chalés” por ahí y en “viajá” y en “putas”, no te creas, como aquí, y en armas “pa” que la gente se mate y no pagarles y “aluego” guardan algunos “pa” “aserles” la “afoto” y darnos pena que “toas” las ong se “quean” las “pelas” que yo no me lo creo como no me creo que han “llegao” a la luna. Y “los dineros” me los quedo yo que tengo que pagar cosas importantes. Y “aluego” vienen los inmigrantes a quitarnos el pan de la boca porque “pa” “cogé” nísperos si les dan a ellos las cosechas nos las quitan a nosotros. Di que mi hermano se va con mi chico a “trabajá” de mecánico o de pastelero y no se tiene que ir a meter en los barracones mal “dormios” y mal pagaos porque les han de hacer un contrato y pagar el sueldo base y eso no lo quieren los patrones pero a los del país han de pagarles así.  Y las que vienen a trabajar de “putas”, que dicen de las pobres que a unas les raptan a sus familias pero otras nos quitan a los novios que son unas “guarras” y los encandilan a los tios “bandarras”.  Mira si no a la “Puri”  y a la “Juani” que han “dejao” a sus “marios” y “san” “io” con los moros, y “san” “dejao” a los hijos también con los padres. No, no digo “ná” contra los “marroquís” que en Ceuta y Melilla nos quieren quitar la tierra sino contra los moros que son terroristas y matan a la gente como la Eta.  Es que la historia de España, que Ceuta y Melilla son nuestras “dase” “munchos” años y “munsha” gente ha muerto por eso.  Y es la historia y no se ha de cambiar que es lo que hemos “vivío”.

Si, “er” Matías “la” “pegao” a su “mujé” y casi la mata pero… ¿y lo que largaba de la lengua la tía?

 

III

Perdone un momento, por favor. En seguida le atiendo.

…..

¿Qué deseaba? No puedo perder el tiempo en charlas.  So pena que tengan que ver con mi negocio o lo que usted desee comprar o vender. En todo caso, no estoy para perder algo que cuesta dinero. Mi tiempo cuesta dinero, mis acciones cuestan dinero. Toda yo soy dinero y no voy vestida con billetes porque si son de curso legal me multarían  y si no lo son, siempre puedo conservarlos y revenderlos.

No, no pienso siempre en el dinero. También pienso en otras cosas. Pero tal y como está el mundo, ya me lo decía mi madre y así hice cuando murió: el muerto al hoyo y el vivo al bollo. ¿Me compensa? Siempre puedo disfrutar de modelitos como el que usted no llevará nunca y con el orgullo de haberlo ganado con mi dinero y mi esfuerzo. Eso me coloca sobre usted en un lugar de privilegio.  No puede usted comparar su trabajo y su responsabilidad con lo mío. Llevo el negocio familiar y me costó mucho llegar a este punto. Mi exmarido lleva el suyo pero me ha de pasar parte de lo que gana porque así lo estipulé cuando me separé de él. No me daba lo suficiente como para pagar lo que yo necesito. En cuanto a mis hijos, se crían con las abuelas, su padre o las chachas. Ya se sabe, a los niños hay que separarlos pronto de las faldas de la madre para que no se apeguen mucho. En cuanto al resto de la familia, estamos litigando porque son vagos, no quieren trabajar y quieren vender posesiones familiares y yo me encargo de que no me roben lo que me corresponde y tengan en cuenta el servicio que hago mirando por nuestros padres que se quedan con los niños y eso les favorece en su vejez.

Si, ayudo a las personas del tercer mundo pero me duele porque es un dinero que podría invertir en otras cosas. Creo que invertiré ese dinero que envío para apadrinar en algo más productivo. Es otro modo de ayudarles y que nos compense a todos.  A fin de cuentas hay que enseñarles que han de trabajar y que han de superarse para poder vivir y si algunos han llegado, a ver por qué no los demás.

 

IV.

Le traigo en seguida un café. No, no es molestia. Lo tengo siempre preparado por vienen mi marido y algunos amigos, para que todo esté dispuesto. Es que yo no trabajo, me dedico a la casa. Para trabajar está mi marido. Ya sabe usted, cada persona ha de saber estar en el lugar donde le corresponde. Yo aquí en mi casa con los niños y él en su trabajo que para eso es el cabeza de familia.

Siempre tiene todo a punto: su ropa, sus bebidas, sus papeles. Entre la secretaria y yo nos encargamos de todo. Los grandes hombres se construyen así, con el esfuerzo de quienes están a su alrededor. No pueden dedicar su tiempo y su esfuerzo a cosas triviales como la casa, sus hijos, la ropa o la comida. Ha de dedicarse en cuerpo y alma a lo suyo para ser el mejor y poder tener una gran posición. Cuando llega a casa tiene a los hijos ya acostados para no molestarle y los fines de semana se va de viaje pero el domingo por la tarde lo tenemos en casa para que vea un poco a los niños aunque no demasiado para que no se agobie.

Yo no valgo para trabajar. Valgo para llevar la casa  y tengo un poco de ayuda de una mujer que viene una vez a la semana o de mi familia.  Así puedo ir al gimnasio  y dedicarme un poco a mí. Ya sabe que hacer la faena de la casa no adelgaza.  Claro, yo no hago lo fuerte, lo hace la mujer que viene que sí que está delgada, será por los trasiegos entre una casa  y otra. 

Los sábados salimos a cenar con algún amigo aunque ya hace un tiempo que no vamos. Con la crisis todo se encarece, todo se ralentiza. Espero que acabe esta crisis cuanto antes. Y teniendo los hijos y a mi marido, no puedo pararme a pensar en otras cosas. Sí, me dan pena esas personas que sufren  y pasan hambre. Aquí solo entra un sueldo  y hemos de vivir con él y aguantar lo que venga. A mi marido ahora le ha dado por las armas   y me ha comentado que son una buena inversión. ¿Qué piensa usted?

 

V

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 01/06/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Politics & Society" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Gatos de campo. - Maria Teresa Aláez García (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)