Juan Alberto Velasquez Flores

Viaje con un fantasma


Luis Enrique, hombre trabajador y luchador, este año no la tenia toda a su favor desempleado y con tres hijo y su mujer para mantener, no le había quedado otra alternativa que emplearse en un servicio funerario como chofer de una de las carrozas fúnebre, trabajo que no le agradaba mucho pero como el mismo decía la “Necesidad tiene cara de perro”. Así que nuestro amigo laboraba en este trabajo de 2: PM a 10: PM en el turno segundo y fue cuando culminando sus labores por ese día el  supervisor le dice.
 
-Mire Señor Luis tengo que hablar con usted.
 
Luis Enrique mira a la persona que le hablaba, este era un individuo de aspecto bonachón como de unos 50 años aproximadamente.
 
-Que se le ofrece señor Manuel.
 
Contesta Luis Enrique con un poco de recelo en sus pensamientos quizás estaría pensando me despidieron.
 
--Sucede que tenemos un difunto que tenemos que entregar en Turmero y el Señor Carlos no puede venir a trabajar hoy porque esta mal del estomago, y,,
 
--¿Y que?
 
Pregunta Luis Enrique con un poco de ansiedad.
 
--Bueno, yo pienso que usted es la persona indicada para realizar este trabajo.
 
--¿Yoooo?.
 
Pregunta Luis Enrique.
 
--Sí usted.
 
--Pero eso esta, mas o menos a cuatro horas de camino, yo estaría llegando a Turmero como a las dos de la mañana y para regresar ¿A qué hora?.
 
Se alarmo nuestro amigo.
 
--No te preocupe en el regreso te puedes quedar en un hotel y te regresas cuando te sientas en condiciones.
 
--Caramba Señor Manuel yo no conozco Turmero y no sé la zona donde voy.
 
Replico Luis Enrique.
 
--Aquí tengo todo los datos que necesitas. Luis, mira necesito que me ayudes con este trabajo, ya que nos comprometimos a entregarlo hoy, contando con el señor Carlos pero ya tu vez así que cuento contigo.
 
--Esta bien, ni modo.
 
Replico nuestro amigo y en pocos minutos estaba en marcha con su tétrica carga
 
Ya Había pasado una hora de camino y pasado el peaje de tazón  tomando la autopista regional del centro que lo conduciría al estado Aragua, cuando baja por el sector los ocumitos nuestro amigo mira algo que se mueve en la orilla de la autopista y piensa.
 
“¿Que es esto? ¿Será que alguien esta pidiendo que lo lleve?¿ Y si es un atracador? Bueno, no creo que alguien quiera atracar a una carroza fúnebre, me voy a detener y si quiere el aventón pues con mucho gusto lo llevo”
 
Nuestro amigo detiene el coche frente donde estaba la persona que le movía las manos.
 
--¿Que le  sucede amigo?
 
Pregunta Luis enrique.
 
-¿Me puede usted llevar?.
 
Contesta el hombre que estaba haciendo señas.
 
--Bueno si no le importa viajar en carro fúnebre.
 
--No me importa.
 
Contesta el extraño personaje.
 
--Bueno si es así pues suba usted.
 
Replica Luis Enrique con una expresión de alivio en su rostro.
 
El extraño personaje aborda el coche sentándose al lado de Luis Enrique.
 
--Caramba sentí frió al abrir la puerta del coche.
 
Dice Luis Enrique.
 
--¿Para donde se dirige usted?
 
Pregunta nuestro amigo.
 
--Bueno yo me dirijo a Turmero
 
Contesta el extraño.
 
--No lo puedo creer.
 
Dice Luis Enrique
 
--¿Por qué acaso tengo cara de mentiroso?
 
Replica el extraño.
 
--No, no es eso lo que sucede es que yo tengo que llevar a este difunto a Turmero y yo no conozco la zona y mira que encontrar ha estas horas de la noche alguien que vaya a Turmero aquí en caracas es como un milagro.
 
--Bueno se han vistos muchos casos.
 
Responde el extraño.
 
--¿Conoce usted a Turmero?
 
Pregunta Luis Enrique.
 
--Si, nací en ese lugar.
 
Contesta  el extraño.
 
--Que bueno entonces usted conoce este sitio donde yo voy mire la dirección.
 
Luis Enrique saca una carpeta y enciende  la luz del interior del coche y se la muestra a su acompañante, que casi sin mirar le responde
 
--Si sé donde es la dirección.
 
--Genial.
 
Replica Luis enrique
 
Y así recorren varios kilómetros casi sin mediar palabra ya que las respuestas del extraño acompañante de nuestro amigo no exceden de Sí o No.
 
Pasando cerca de una venta nocturna de café y comida Luis Enrique detiene el coche y le habla a su acompañante.
 
--Podemos bajarnos a tomar algo en este sitio un café u otra cosa.
 
--No quiero nada.
 
Respondió el acompañante
 
--Bueno esta bien cuídame al pasajero de atrás
 
Bromea Luis Enrique, que el extraño ni se inmuto, a los diez minutos regresa nuestro amigo y pregunta.
 
--Alguna novedad, sabes no me has dicho tu nombre.
 
--No me lo preguntaste.
 
Contesta el extraño.
 
--Bueno yo me llamo Luis Enrique.
 
Dice nuestro amigo y extiende su mano cosa que el extraño no le corresponde el saludo pero si habla.
 
--Yo me llamo Pedro Caballero.
 
--Entonces si tú eres de Turmero posiblemente conoces al difunto.
 
Replico Luis enrique.
 
--Claro que lo conozco.
 
Contesto tajante el extraño hora Pedro caballero.
 
--Sabes que eres un poco extraño
 
Replica Luis Enrique.
 
--¿Por qué?
 
Pregunta el acompañante
 
--Bueno Casi no hablas, no te ríes por nada no comes, no bebes café
 
--¿Tienes familia?
 
Pregunto Luis enrique.
 
--Mira ya estamos llegando dobla a la izquierda y  rueda cuatro cuadra y la casa es la numero 27 ahí te están esperando.
 
Hablo el extraño tajante y sin vacilar un instante, cosa que sorprendió a nuestro amigo.
 
--Caramba casi me dejaste loco, como sabe él numero de la casa, la dirección si ni siquiera viste la carpeta, cuando te la mostré
 
Hablo Luis enrique y de verdad estaba impactado.
 
--Bueno no tengo tiempo de responderte eso en estos momentos, así que déjame en esta calle y sigue tu camino y que Dios te acompañe.
 
Respondió el extraño que ahora era mas extraño todavía
 
--Oye pero por aquí no hay nada ni casa, si quieres des pues de entregar al difunto te llevo a tu casa.
 
 --No puedo que darme mas tiempo me bajo aquí
 
Dijo y actuó el extraño.
 
--Caramba vele déjame parar el coche por lo menos.
 
Dijo Luis Enrique, que cuando no había terminado de estacionar el extraño ya se había bajado y emprendido la marcha hacia el lado contrario de la calle, Luis Enrique trata de seguirlo con la vista pero el extraño se perdió en lo negro de la noche.
 
--Vaya si que tiene prisa.
 
Hablo para si mismo nuestro amigo, y poniendo nuevamente el auto en marcha se dispuso a seguir la indicación que minutos ante el extraño le había indicado y en efecto en pocos segundos estaba frente a la caso donde esperaban al difunto las personas que estaban al frente de la casa al mirar la carroza corrieron al encuentro de la misma y enseguida se escucharon algunos llantos y lamento era claro que el difunto era muy querido en la casa y en la zona a juzgar por el numero de personas que acudió a el encuentro del difunto.
 
Enseguida una mujer aborda a Luis Enrique y este se apresura a saludar le con estas palabras.
 
--Buenas noches señora y mi sentido pésame.
 
--Gracias.
 
Contesta la mujer como de unos treinta y cinco años de edad y nuestro amigo sin mediar palabra, camina hacia la parte posterior de la carroza tira la manilla de la compuerta, la cual se abre dejando entre ver la caja marrón que portaba el cuerpo del difunto y de inmediato varias personas se acercaron  ayudando a Luis enrique a sacar el féretro trasladándole a un lugar predestinado ya para lo que seria el velorio del difunto acto seguido, el féretro fue puesto sobre uno pedestales y la mujer que antes salió a recibir a nuestro amigo abrió la compuerta que deja ver el rostro del ser querido al instante se escucharon los llantos y el desfilé de personas no se hizo esperar Luis enrique ansioso por dar por terminado el trabajo pregunta.
 
--¿Quién me puede firmar el papel de recibido?
 
--Yo 
 
Contesto la mujer que antes  había recibido a nuestro amigo y sin titubeo agarro los papeles que le entrego Luis Enrique. Este al recibir los documento firmado da media vuelta y trata de salir de la casa pero se frena como parado por una pared y pensando en voz alta dice.
 
--Caramba yo he viajado con este difunto por cuatro horas y ¿ no le voy ha ver la cara?.
 
Luis enrique se regresa sobre sus pasos y se acerca hacia el féretro y sin vacilar se asoma a la ventanilla y el grito de pavor que salió de la garganta de Luis Enrique se escucho por toda la zona.
 
---Nooo
 
--No puede ser posible
 
Luis Enrique sale despavorido del lugar llevándose todo lo que encuentra a su paso, la gente trata de detenerlo y calmarlo para saber que le ocurrió.
 
--¿Que pasa Señor?
 
Pregunta la señora que antes había firmado los papeles.
 
 --Es que este señor yo lo monte en los ocumitos, fue el que me indico la dirección exacta hasta aquí, me dijo que se llamaba Pedro Caballero,  se bajo del carro media cuadra antes ¿cómo puede ser el mismo
 
---Quiere decir que Viaje con un fantasma.
 
 
 
Nota
 
La vida siempre te dará sorpresa,  y por eso debemos estar preparado
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Juan Alberto Velasquez Flores.
Published on e-Stories.org on 03/22/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Mystery" (Short Stories)

Other works from Juan Alberto Velasquez Flores

Did you like it?
Please have a look at:

El Gallo Pataruco - Juan Alberto Velasquez Flores (Satire)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)