Maria Teresa Aláez García

Sobre la enea

SOBRE LA ENEA

Arrancada y puesta a secar. Estirada, trenzada y doblegada, sirviendo de asiento y reposo a ancianas y a niños que permanecen sentaditos ante la puerta de sus cancelas o cortijos. Quizas mirando al mar mientras repasan y reparan las enormes redes, vigilados por el enorme portalon que sirvio, antaño, de anfitrion de caballerias y mercancias y hoy solo acompaña a la gente trabajadora en sus faenas centenarias o milenarias, algunas. Quizas dormidos en las ensoñaciones de tiempos atras. Vislumbrando la proxima boira o el calor que acecha tras cada atardecer.  La mirada sombria, oculta tras el pañuelo oscuro y derramada con los años sobre las ruinas de la piel, ajada por el cariño del sol y de la vida. 

El futuro se presenta raudo e imparable ante ellas y ante ellos.  Y su respuesta es, simple. Dejarse llevar. No queda mas que hacer que ir derivando hacia el lugar que corresponde. En su momento fueron el futuro. Despues construyeron un presente y ahora custodian un pasado que desean olvidar a toda costa. Aunque haya fuerzas... reconocen cuando hay que estar y cuando hay que irse. Para quien han de mantenerse en vilo y para quien han de desaparecer cuando su accion ha acabado.

En silencio. Pausadamente.

De que sirve juzgar, condenar, hablar, predecir, divulgar. La juventud es impetuosa, arrebatadora e ignorante por muchos estudios que tenga. No hace mas que repetir constantemente las actitudes, acciones, hechos que se han evocado continuamente durante tantos, tantos siglos El egoismo solo deja que avance lo que el ego cree que necesita.  Y cuando la luz llega para darse cuenta de que quizas ese no era el camino, ya es tarde y solo queda, como respuesta, sentarse en el portal, en el porche o en la balconada, mirar al horizonte y esperar...

Y quien soy yo para decir todo esto... Deberia estar fustigandome en silencio por mis pecados y no dejando caer al aire sentencias y elucubraciones que al aire solo le valen para enfurecerse mas.  Menos mal que solo van hacia el viento que las ira convirtiendo en nada, pausadamente. Cada cual es dueño de si mismo, cada cual haga lo que buena y cabalmente considere mejor.

Y sigue pasando el tiempo... Y la vida sigue diciendo que proximamente, pasara de largo y un dia ya no se quedara a hacerme compañia.

Mientras tanto...

http://fotolog.miarroba.com/jnkrls56/263/

Hay quien puede decir: es la esperanza que nunca deja de ofrecer su pista para que el rastro no se pierda y la vida continue.

Pero... y si en realidad es la puerta abierta a un futuro predeterminado que tiene el color de la fachada que el cielo nos presenta?

http://fotolog.miarroba.com/jnkrls56/261/

Las flores incluso cuando lloran, usan sus lagrimas para dejar al descubierto y proteger toda su belleza. Se engalanan, de modo elegante, sencillo, sublime y en las horas de la perdida de su existencia, cambian de tonalidad y llevan hasta las profundidades de la miseria el recorrido de las horas de nostalgia.

 

Y van llegando palabras. Bellas palabras. Y bellos sonidos y maravillosos silencios. Que no me merezco. Al correo, al telefono, a mis ojos, a mis oidos, a mi casa.

 

Gracias. Muchas gracias.

 

Si es cierto que todo vuelve y se compensa porque en la naturaleza todo ha de equilibrarse, ojala que los buenos deseos y las buenas acciones se premien, como esta escrito por quien era el Amor con mayuscula, “setenta veces siete”.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 07/03/2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Everyday Life" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Funeral por un compañero. - Maria Teresa Aláez García (Sorrow)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)