Wendy Farfan

Un sueño

Tuve un sueño contigo anoche, era unos de esos sueños que quieres guardar solo para ti, pero he decidido compartirlo contigo.

 

Estábamos los dos solos a orilla del mar, habíamos salido a caminar y el agua nos llegaba hasta los pies, el agua era tibia y agradable, aun se sentía el calor que el sol había dejado sobre la arena, la noche recién llegaba y las estrellas empezaban a dar un hermoso brillo solo para los dos.

 

Yo admiraba la bella luz de la luna creciente cuando logre percatarme de que tu mano estaba sobre la mía y note como tus ojos se habían fijado sobre los míos, esos ojos negros con mirada juguetona y coqueta. Estabas ahí junto a mí y pude sentir un ligero calor invadiendo mi rostro, un poco apenada por la forma en que me mirabas.

 

Seguro has de haber pensado en lo graciosa que me veía al tratar, sin éxito esconder mi timidez al volver mi mirada a otra parte y pretender que nada pasaba en mi interior. Pero no pude esconderlo de ti, suavemente acariciabas mi mano y tus caricias subían poco a poco hasta mi hombro hasta que me rodeaste con tus brazos dejándome atrapada en ellos, no pude resistirme a tus caricias y tus besos furtivos, suaves, firmes, tiernos e intensos sobre mis labios y mi piel.

 

En segundos lograste encender mi pasión y excitación. Solo nos dejamos sentir sin prejuicios, sin restricciones, sin pudores…solo dos cuerpos encendidos y apasionados queriendo apoderarse el uno del otro, descubriéndose y moldeándose.

 

Tanto deseo contenido por no se cuanto tiempo, que con solo una caricia explota desde mis adentros y me dejo poseer por tu cuerpo entero. Tus manos bajo mi camisa dan suaves y firmes caricias a mis senos, me desnudas lentamente, yo también te desnudo, la ropa nos estorba para poder sentirnos y estar más unidos, queremos fusionarnos y ser uno solo.

 

Entonces yo me inclino a tu oído y te digo: Amor, el tiempo es nuestro!

 

Me recuesto sobre la arena, tus manos siguen explorando mi cuerpo, estoy bajo tu voluntad es culpa de tus ojos que me hipnotizaron y me dejaron vulnerable a tus deseos, no me pude resistir a tus labios, a tu pecho, a tus brazos y a tus encantos. Con una de tus manos agarras firme, pero suavemente uno de mis pechos y lo metes en tu boca, arrancando de mi boca suspiros intensos y mientras lo haces, tu otra mano se mete entre mis piernas y con tus dedos me das increíbles sensaciones que se riegan por todo mi ser, finalmente estas sobre mi cuerpo y ahora me das caricias con tu cuerpo entero.

 

El agua del mar ahora es caliente, es nuestra culpa por dejar salir tanta pasión, las estrellas y la luna son las únicas testigos de nuestros actos indecorosos, puedo sentir la manera en que te haces parte de mi, puedo sentir como me penetras poco a poco, disfrutando cada roce que tenemos el uno con el otro. Mis manos aprietan tus caderas y tus muslos, con mis uñas te acaricio tu espalda y a veces te dejo una que otra pequeña marca declarándote solo mío llegando los dos a una completa satisfacción sobre esa calida arena a orillas del mar, pero entonces despierto de mi formidable soñar desando hacerla realidad.

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Wendy Farfan.
Published on e-Stories.org on 09/24/2009.

 

The author

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Fantasy" (Short Stories)

Other works from Wendy Farfan

Did you like it?
Please have a look at:

Recordandote - Wendy Farfan (Thoughts)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)