Alexandre Agustí Matas

Chéjov y la "chicabombón"

¿qué pretende un joven hablando maravillas de antón chéjov en un tren? estaba sentado con una chica igual o más joven que ella y por lo que supe después, tenía intención de seducirla. escuché que se declaraba humanista de corazón, pero estudiaba economía; ella humanidades. una situación muy corriente, pero a la vez extraña. ¿la deseaba de verdad? o ¿sólo era un antojo por comer “chicabombon”? ¿qué puede tener la literatura de chéjov que la pudiese hipnotizar y hacerla tropezar en brazos de un estudiante vividor libertino?tal vez nada o quizás su forma de expresarse de él. la verdad no era gran cosa, tenía cuatro pelos plantados debajo de su nariz y un corte de pelo de escritor de hace dos siglos. hay un detalle interesante, llevaba un perfume de contacto caprichoso y empalagoso.

observé que estaba nervioso e intranquilo. gesticulaba como un actor imitando a un caballo desbocado y que había olvidado el guión sin saber proseguir. la niña universitaria se lo miraba sonriendo. a parte de delgaducha vestía una cabellera dorada de genes nórdicos, y sinceramente se la veia muy sensata. yo le pronosticaba un futuro brillante como azafata de plató.

me había sentado cerca de ellos porqué deseaba escuchar las opiniones, las críticas, … y así poder tener una visión contemporánea de  carne y huesos de un escritor que hacía tiempo que quería comprar algún libro.

en un momento dado:

-antonia, hay un pasaje de la página trentaicuatro buenísimo y te lo quiero interpretar porqué eres la dulzura personificada del tren.-

me puse nervioso por la emoción. estaba a punto de presenciar un acto de valentía masculina defendiendo como mínimo a la literatura. respiré profundamente aguantando el aire y esperé a que empezara. después de una breve pausa el chico abrió la boca… :

-querida, no me acuerdo. es que… resulta que tengo poca memoria y  no traigo conmigo mismo el libro.-

antonia se convirtió “hulk woman” y gritando a lo cavernícola:

más vale que te lo hagas mirar y que vayas al veterinario del pueblo! ¡eres muy joven para que te pasen esas cosas! ¡tendría que caerte la cara de vergüenza! ¡poseer un amante que no sepa recitar a chéjov de memoria, es como no saberse la tablas de multiplicar! ¡qué conste, que yo me las sé! además, voy añadir una cosa: no te pienso pagar el billete de tren, o sea que ya te puedes estar levantando e ir a otro vagón. ¡cuando te conocí me pareciste un farsante y cínico! y eso no es aprobable, ¡nadie lo es más que yo!-

me quedé petrificado: ¿quién me va a hacer una interpretación de chéjov, ahora!

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Alexandre Agustí Matas.
Published on e-Stories.org on 01/15/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Love & Romance" (Short Stories)

Other works from Alexandre Agustí Matas

Did you like it?
Please have a look at:

Steinberg - Alexandre Agustí Matas (Satire)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)