Alexandre Agustí Matas

Zapatos lustrados

  si me pusiera a caminar aceleradamente sería para dirigirme a un lugar  muy concreto y especial: "la sala de los pasos perdidos". hay que darse prisa, ya que es un lugar muy codiciado. el problema recae en que estoy sólo y soy ciego. he decidido que en este año 2012 el camino a seguir literalmente será el de las personas honestas, sensatas y humildes. me han dicho y así tiene que ser, que el eco de los zapatos, porqué ese tipo de personas siempre llevan, huele a lustrado y a éxito.  tengo que deciros que me cuesta imaginarmelas, era jovencísimo cuando las vi por última vez. la única imagen que tengo fijada en la retina está pixelada, apesta a moho y es de comunión de pueblo franquista. lo presiento. tendré que concentrarme y hacer el más increible esfuerzo, para escuchar el claclé de este objetivo y que el afortunado tenga piedad de mi en dejarse atrapar y que me acompañe.

  como soy feo para ir en la calle, no es que lo haya visto, sinó es que me lo han dicho explícitamente, tendré que ir a un especialista de estética clásica. el dr Basilio me comenta muy amablemente que tendré que hacerme unos retoques  "profundos" y de "consecuencias visibles". me explicó que de cambiar cabezas no sabia, pero que de reemplazar caras la gente quedaba muy satisfecha. dicho y hecho. como la sociedad es así de banal y de superficial a lo mejor ahora  no estaré solo, siendo más guapo y avispado y me ayudará a encontrar la maldita sala.

  todos los pasos perdidos, es decir, todos aquellos que por descuidos quotidianos realizamos: que si estoy en el coche y tengo las llaves en la mesita de noche del amante; que si el móvil lo he dejado en la nevera de la suegra; ... ya me entedéis. pues todos los pasos que hemos malgastado van a parar a esa sala.

  me visto con las mejores galas, el traje gris y la corbata de turno y me planto en la calle. derecho com un palo de los buenos, agudizo el oïdo  y no albiro ningún "zapato lustrado" nada. me extraña y pregunto al primero que se topa commigo y le pregunto: ¿qué no hay nadie que lleve zapatos lustrados? me responde: no señor. ahora es moda llevar zapatillas de "marcha tranquila", como estamos en criris y se prevé una recuperación lenta, todo el mundo se ha puesto al dia con ese tema. le daré un consejo. si va a la generalitat o en  algun congreso de diputados los individuos  propietarios de éstas que habitan en los horarios laborales llevan. se ve que caminan mucho y tienen que ser elegantes y galantes. siempre tienen prisa y tienen que dar principalmente buena imagen. ¿por cierto, usted es político?

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Alexandre Agustí Matas.
Published on e-Stories.org on 01/30/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Satire" (Short Stories)

Other works from Alexandre Agustí Matas

Did you like it?
Please have a look at:

Kitty mi furgoneta - Alexandre Agustí Matas (Crime)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)