Joel Fortunato Reyes Pérez

UN DIA DE MENOS

 
UN DIA DE MENOS
...Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

El día parecía interminable, ola trás ola, escondida la brisa en un calor doble con las palmeras en el cuadro. En la esquina la tarde
reprochaba, en silencio, esa tolerancia cibernética, qué se materializó en su silla
vacía, al pié de la cápsula recitada de la historia. Rumbo al pasillo, la cerradura ahora
dejaba pasar un desgarrado flujo, aire espeso, cantos y murmullos metálicos, entre los blancos y
lisos muros.


En el agua, estaba atrapado, el pensamiento de la sangre derramada, deformada, olvidada, sembrada a diario, entre la voz monótona acusando sólo a los
pterodáctilos y los gusanos, electrónicos y plasmáticamente teletransferidos entre los tóxicos ingeridos, por los micrófonos y las pantallas. No podía evitarlo, nada era ya
insólito, las invasiones de planetas se planeaban cruelmente, la inhumanidad tejía redes asociales.
Pero el pensar, eso sí, era como hecho insólito,
misterioso, terrible...


La historia se repetía, ahora se eliminaban los pequeños intercambios mercantiles personales, la individualidad era sólo cosa del pasado milenio,
después de la destrucción imperial, en las
estrellas quedaba un ambiente triste y desolado.

Menos ese día, la nave en Neptuno, él, en aquél planeta desolado y contaminado, con mutantes rabiosos, enloquecidos y metálicos millonarios,
en las pantallas extensibles, altavoces, programas holográficos, y los últimos datos de telemetría así lo indicaban...
¡ Pobre madre tierra, ahora era como una viuda pobre, y la humanidad hija la había traicionado siendo una informe filicida en toda la historia de su biología!.
Y luego, el error del terror, las inmensas falsedades de armas de destrucción masiva, no lo eran tanto, pues el azul del sultán y los imperios y tiranías se habían multiplicado, el control ya no era de humanos, sino de personajes informáticos, robóticos...
Caminaba y las planillas en sus manos se mezclaban, cómo los insectos tropicales insisten en no dejar dormir en paz. Hacía varias décadas qué lo analizaba,
el contacto por la red, sólo aseguraba su presencia, en realidad inundada en aislamiento, no importa el lugar, el gobierno de la galaxia asesinaba inmpunemente,
así como en la Historia de aquél Nerón en los incendios de Roma, y luego los cristianos interactuando con los leones...


En algunos lugares, muy raros, aún quedaban consciencias y sitios inaccesibles, en el fondo del alma de unos seres humanos originales, plenamente encarnados, totalmente autoconscientes y con el potencial incalculable de automodificar su código genético a velocidad vertiginosa, controlando y generando antipartículas, sin embargo en la galaxia el gobierno continuaba
asfixiando con impuestos, eliminando a cualquiera qué se opusiera, en fin los pterodáctilos servían para todo, y de todo se lespodría culpar...

Y repetido millones de veces, en los miles de medios de retransmisión de la información, deformada, distorsionada, sónica, satélites, microondas, discos, fibra ópica, y los medios visuales con combinaciones sensoperceptivas dejaban prácticamente inermes a todos los
individuos. La luz de ésa luna, se interpuso entre las otras, aún así, cetelleaba y alumbraba la cara del tiempo desecho... ¡Seis años luz !...
¡Completamente perdidos, las imágenes gastadas, toda la energía liberada en las infinitas almas desencarnadas, el plasma mismo cambiaba de consistencia, y el mal afectó los mismos códigos genéticos, el dolor quedó incrustado por varios siglos concéntricos a la visión termogénica!...


Así lo había estado analizando, auxiliado por algunos cientos de miles de mensajes analizados por sus equipos, biomoleculares, y los instrumentos de astrofísica, en combinación con el consejo de varios sabios semimortales, y la ciencia paralela desconocida qué contenían varias cadenas neuronales heredadas. Más ahora, y a pesar de la reciente teletransportación y las últimas inyecciones de....


¿ Vale la pena ?...Repetía, en su intento por rediseñar radicalmente los menores detalles de la
mujer del vapor a bordo en la revista...
Las facciones holográficas eran tersas,
palpables, incluso el olor desconcertaba, por lo inesperado, por los muslos y el apetito del aliento agitado... En la nave, para decirlo con franqueza, estaba una energía dañina, flotando en
el ambiente, (tal vez antifotones del agujero negro de los seis tiempos detenidos)...


Y se sentía como el más miserable, su incapacidad agudizada para la deshumanización progresiva le había fallado... Incluidos los fantasmas de en su
viejo corazón terrestre, rejuvenecido por las radioactivas biomoléculas de su laboratorio personal de nanomedicina, se las autoaplicó el mes anterior. Pero... Ni los ruidos eran consoladores, los reflejos multicolores del
tablero alado, las noches de placer, los amigos en los otros sistemas novicios, cómo rebaños de pastores, le temían en la profundidad amistosa de tantos años...

El se decía, en voz baja, a solas... ¡No, el universo es más amplio, su expansión es reversible, hay un fuelle universal, y dentro de la antimateria las posibilidades son infinitas...
Bien lo sabía, sólo se percibe en lo profundo de la mente, en la misma raíz del no-pensamiento,
(en el shamadi, en el satori, después de aniquiliar todo ego e ilusión, con el dharma en las mismas arterias neoformadas...)


Y sin embargo... Se preguntaba, ¿ O quizá, sin darse cuenta, compartía la incapacidad de tolerar
mutuamente, la muerte injusta y la vida involuntaria?. Hacía ejercicio, con ayuda del equipo y la vibración grabada entre sus genes, en la relatividad de la historia humana los huecos son inmensos... Antes del colapso, los Sistemas económicos ahogaron la más mínima ética, y el exterminio fué atroz, tan veloz cómo el terror, y tan paralizante como el miedo qué asaltaba en cualquier noche. Los mismos terrestres eran
desterrados, los humanoides se habían apoderado de los puestos importantes, y muchos eran rechazados, otros, arrastraban los instintos de poder y de riqueza, pero lo más peligroso, era...

La consciencia distorsionada, el lenguaje absurdo de cambiar las palabras y creer cambiar con ello los sucesos, los hechos mismos...
¡Vaya!... Más primitivos qué las últimas generaciones de antropoides del hiperespacio del centro de un
agujero negro. Pues bien se sabía, desde varios siglos atrás, esto conducía al vacío, es más,
lo generaba expontáneamente, conducía al espacio increado, sin dimensiones, al absurdo de las almas
enfermas, y hacían qué el mal fuera contagioso... El engendro, al amor increíble al dinero, a costa de cualquier cosa, la vida sin valor, nadie sabía qué era el honor, y toda esa fanaticada de perdones eternos a culpabilidades transitorias, temporales...

En fin, es muy largo de contar, tal vez en otra ocasion, pues el gobierno de la galaxia bien podría mandar eliminarme, y los pterodáctilos eran efectivos, y hay una energía espesa en el aire, ajena y arrogante, con características de una negación alucinante de los propios errores astronómicos... Y microscópicos bajo la piel de esas bestias informáticas recubiertas de piel humana...


Y ahí, bajo el agua, estaba el candado enorme, la mecánica del programa psíquico maestro, los códigos y métodos detallados de la gran cadena qué ata el pensamiento mismo, qué reduce la voluntad progresivamente, y con sus programas campimétricos, y qué finalmente reducen toda
libertad hasta extinguirla, con el
desconcertante resultado de que casi es imposible darse cuenta de ello...


Por eso estaba su pensamiento atrapado, bajo el agua, su mirada, clavada en el sangriento candado cibernético, impenetrable...
Entró...
¡Entró lentamente en el teletransportador, de nuevo,
y regresó a la nave qué lo esperaba en Neptuno...
Y así terminó ese día.

_______Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ


 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 06/11/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Science-Fiction" (Short Stories)

Other works from Joel Fortunato Reyes Pérez

Did you like it?
Please have a look at:

Do tempo profano ao tempo sagrado. O caminho. - Joel Fortunato Reyes Pérez (Philosophical)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)