Estefania Flores

El escritor

Y con el mismo empeño de siempre toma su lápiz y comienza a escribir, movido por lo que él cree es "la gran inspiración", que termina siendo una nueva creación inconclusa. Escribe a mano, la máquina de escribir pasó de moda y la computadora es incómoda. El foco alumbra poco y sus sueños de escritor se diluyen en las gotas de lluvia que corren fuera. Le encantaría ser bueno, pero el talento no tocó su puerta, y allí se encuentra, escribiendo, como si fuera fácil y complicado a la vez ¿Que va a saber? si lo hace porque lo siente y lo escribe porque no piensa ¿Algún día alguien lo leerá? Mientras tanto busca su aguja en los intentos fallidos, ese cuento que lo salve de la vida, que le permita creer que por un acto todo cobra sentido, que al escribir hizo algo bueno, que ha dejado su huella. no importa la fama, no importa el reconocimiento, solo importa la satisfacción de saber que valió la pena algo de su triste intento por vivir.
 
Afuera está fresco, es por eso que al salir se abriga y deja que la lluvia lo moje mientras imagina que está en una película y que es ese un momento poético. Las gotas le dan importancia, seguridad de que la alegría vendrá cuando el agua lo limpie. La imaginación del escritor no tiene límites, va más allá del razonamiento común, cuando el escritor toma su lápiz sabe que todo es posible, pero lo sabía también antes de tomarlo, lo sabe a cada momento, por eso es tan angustiante estar fuera de eso, el escribir lo mantiene vivo, es su droga, su escape del mundo gris.
 
La lluvia lo moja, la tierra lo ensucia y un perro lo asusta. El camino es largo, la oscuridad se alumbra por una luna llena que lo acompaña y lo invita a soñar despierto, todo es conocido, el aire entra en sus pulmones con comodidad. No sabe a dónde va, tal vez llegará a un callejón sin salida donde unos extraños seres peludos lo saludarán y llevarán a vivir aventuras atravesando una escalera que se encuentra en el centro del mundo... o puede suceder que la Princesa de la Costa Sur esté en problemas. Vendrá un noble Príncipe y le pedirá ayuda para cruzar el río de lágrimas, correr hacia el bosque de lamentaciones y finalmente llegar a la choza de los enanos para conseguir la llave que abre el mundo de las Princesas problemáticas así encontrar a la Princesa de la Costa Sur, de paso, él también se lleva una y le quita su problema.
 
Se sienta en un banco, feliz de estar perdido como pocos, deja caer las gotas sobre su cuerpo mientras aparece una sonrisa en su rostro. Espera a que algún espectro aparezca en su mente para que la magia comience, así tendría algo de que escribir al llegar. Mientras tanto seguirá sentado, mojado, siendo aquel perdedor en busca de un cuento perfecto que lo lleve a vivir mil y una aventuras dentro de su mente.
 
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Estefania Flores.
Published on e-Stories.org on 11/25/2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Estefania Flores

Did you like it?
Please have a look at:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)