Irving Edmundo Lopez Marin

Esperanza

Seguir con un camino del cual no se sabe a dónde nos llevara, pasar por lugares desconocidos, momentos mágicos o difíciles, en la espera del momento adecuado, del tiempo, de un segundo de nuestra vida, en la cual esperamos un cambio total de la misma, de un segundos que nos hagas ser diferente, de eso que nos lleve a soñar, nos cambie de universo y nos lleve a algo nuevo, es exactamente eso lo que significa la esperanza, la espera de eso que deseamos en lo más profundo de nuestro ser.

Pero, ¿es la esperanza nuestra aliada? No creo que todos pensemos lo mismo, la ironía de la suerte o la desventura del destino, no es igual para todos, la vida misma nos ha enseñado que la esperanza es un arma de múltiples filos, desde que somos concebidos, esperamos paciente mente para ver la luz por primera vez, pero no siempre resulta satisfactorio, todos vemos la luz de diferente manera.

Nacemos con la esperanza de vivir largo tiempo, aunque no lo sepamos, pero nuestro cuerpo está preparado para eso, vivir muchos años, ¿Es eso lo que nos hacer que luchemos por tener algo, por hacer algo o por decir algo? Esa maldita esperanza que no nos deja ser libres, que no nos deja vagar por este mundo a nuestra propia manera, si queremos dinero, trabajamos fuertemente para tener dinero, pero nunca estamos conformes y nace la esperanza de que algún día lo tengamos, ¿Existe la esperanza? O simplemente es un engaño de nuestra mente o subconsciente, pero para que, es eso lo que no entiendo, por qué no puedo vivir sin rumbo sin deseos, solo vivir y ya, si en realidad solo soy una pequeña parte de energía de este universo infinito, que difícilmente logramos comprendes de su inmensidad.

Entre más dure la esperanza, este empieza a tener otros matices, se convierte en deseo, en platonismo y por último en odio, y todo porque no llego lo que deseábamos, pero no es que no haya llegado, sino más bien, que esta se hace más grande, por la avaricia del hombre.

Cuando nuestro cuerpo se funde con el infinito y llega nuestra muerte la esperanza es lo único que nos  llevamos con nosotros, si morimos por enfermedad, morimos con la esperanza de curarnos, si morimos podres, morimos con la esperanza de algún día ser ricos y si morimos ricos, morimos queriendo más.
Es la esperanza la semilla de la avaricia del hombre, si estoy soltero tengo la esperanza de tener una novia, y cuando lo consigo, quiero una novia más guapa y si me caso, siento ese deseo de tener mujeres.

Pero por otro lado, la esperanza puede hacer que logremos, como seres, grandes cosas en este mundo, lo importante de esta magia, es saber cuándo decir basta, cuando decir es justo  y viviré la vida, y me ire satisfecho, aprender a que la esperanza no se convierta en deseo, es el verdadero reto de los seres para vivir en paz.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Irving Edmundo Lopez Marin.
Published on e-Stories.org on 10/25/2013.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Irving Edmundo Lopez Marin

Did you like it?
Please have a look at:

Los Hijos Bastardos de Dios. - Irving Edmundo Lopez Marin (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)