Ricardo Villarpeña

Comercial

Por fin, Raúl había encontrado trabajo , no era un trabajo muy boyante , era de comercial , pero era un trabajo , le permitía ganar un dinerillo y paso viajar un poco , aunque debía conducir horas y horas de ciudad en ciudad , de pueblo en pueblo intentando vender sus galletas , al menos poseía un trabajo.
Raúl llegaba a las tiendas , daba su charla , y esperaba las compras , no siempre vendía , pero si a veces lo conseguía , otras no , pero ya podía vivir.
Un día Raúl volvía a casa , conducía por una carretera secundaria , escuchaba the pólice , Roxanne , e iba rápido , tenía ganas de llegar a casa a dormir.
Pero empezó a llover , a llover mucho , freno , pero seguía lloviendo , llovía mucho. Freno , iba muy despacio , pero no paraba de llover cada vez era mas fuerte.
Tanto llovía que tuvo que frenar , no podía seguir conduciendo , no veía absolutamente nada.
Paro el coche , y llovía y llovía , y cada vez mas.
Tanto llovía que pronto empezó a ver peces por los cristales del coche .
Al final se quedo dormido.
Al día siguiente , cuando despertó , su coche estaba en la copa de un árbol , no podía hacer nada , Raúl bjo como pudo , y se dispuso a caminar por la carretera , rumbo a algún pueblo cercano a pedir asistencia.
Pero…
La carretera había cambiado , la carretera ya no era la que llevaba a su ciudad, ¿Dónde demonios estaba?
En fin , siguió la carretera , a ver donde le llevaba ando , quilómetros y quilómetros , uno detrás de otro , estaba ya cansado muy cansado , y llego al final de la carretera.
Hay estaba el solo , frente a un puente que cruzaba un rio derrumbado , al otro lado no había nada ni carretera , solo campo , y no se veía a nadie al otro lado , no.
Raúl dio la media vuelta y inmerso en sus pensamientos , se dirigió en el otro sentido ando quilómetros y quilómetros , paso por su coche en la copa del árbol , suspiro y siguió andando quilómetros y quilómetros , y mas quilómetros.
Hasta que acabo llegando a un pueblo , era el pueblo mas bonito que pudieras imaginar
Había casas blancas , el césped era muy verde , los edificios perfectamente alineados , todo estaba limpio y la gente paseaba feliz y sin preocupaciones , pero al verle pasar huían de el.
-oigan , perdonen
Pero nadie respondía , todos huían de el
-oigan , si usted  , perdone
La gente seguía huyendo
Raúl agobiado , y cansado se sentó en el suelo. Paso allí sentado unas cuantas horas , nadie le respondía , ni le hacia caso.
Finalmente se le acerco un tipo gordo , con bigote y una lista , y una banda que ponía alcalde.
Le dijo en tono serio
-¿Quién es usted?¿y que demonios hace aquí?
Raúl se quedo blanco por fin alguien le hablaba , y con seguridad , por un momento pensó en responderle con una contra pregunta , pero no quería mas problemas , decidió responder bien.
-Soy comercial , y me llamo  Raúl…
Antes de que pudiera terminar el alcalde le corto
-ohh Raúl , el comercial-dijo felizmente-si estas en la lista , pero ¿Qué haces aquí? Es muy pronto aun.
Raúl estaba perplejo. No sabía que responder , finalmente pregunto
-¿perdona , pero dónde estoy?
-que mas da eso ahora-decía el alcalde-tendrás un hambre de demonios , vamos a comer algo hijo
Se llevaron a Raúl , a comer en una casa hogareña , le dieron un montón de comida y bebida pero cada vez que intentaba preguntar algo sobre donde estaba , o quienes eran , le evadían el tema.
Así pasaron días y días , y semanas , y hasta meses , incluso años.
Pero finalmente , un día Raúl , cogió al alcalde , y le recordó su llegada allí , que por que dijo que no le esperaban.
Este se puso pálido y empezó a balbucear.
No sabia que decir , pero debía responder a Raúl pues pronto habría elecciones en el pueblo , y debía demostrar que era un persona sincera , por que al fin y al cabo esto es lo que mueve a la gente el poder .
-veras Raúl –decía el alcalde-Raúl veras
Se quedo un rato en silencio, como pensando
-como te explico yo esto? , bueno , no has notado que aquí todo es perfecto?
Raúl no respondía
-bueno aquí todo es perfecto por que se hizo para ello , es decir este sitio es el culmen de la perfección. Y bueno tu no deberías haber llegado tan pronto , pero llegaste.
-no entiendo
-bueno Raúl mira no me voy a andar con tonterías , te lo diré de un modo directo , estas muerto , este es el cielo , no debías morir tan pronto no se como has llegado aquí , pero aquí estas.
Raúl entro en shock , había muerto , ¿ pero como? Ni se había enterado .
Pensó que se estaban riendo de el , y se enfado , se enfado tanto que salió corriendo de allí , corrió y corrió carretera arriba.
Corrió y corrió mas
Hasta que finalmente tras tanto correr , llego a su coche , hay seguía en la copa del árbol , y siguió corriendo , sin parar
Corrió y corrió mas
Y llego al vacio , al final de la carretera.
Y siguió corriendo hacia el otro lado , y volvió a llegar al coche , y siguió corriendo y volvió a llegar al pueblo no había nada más.
Entonces Raúl , lo comprendió , había llegado su final.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Ricardo Villarpeña.
Published on e-Stories.org on 10/29/2013.

 

Comments of our readers (2)

Show all reader comments!

Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Philosophical" (Short Stories)

Other works from Ricardo Villarpeña

Did you like it?
Please have a look at:

Pesadilla en la renfe - Ricardo Villarpeña (Fairy Tales)
Pushing It - William Vaudrain (General)