Irving Edmundo Lopez Marin

EDUARDO Y SU DESEO

Una tarde de Enero, Eduardo salía de su trabajo, afuera el frio era muy fuerte que muy pocas personas había en la calle, el sol empezada a mostrar sus últimos rayos de sol, y todo indicaba que el frio sería más duro, Eduardo llevaba mucha prisa, tenía planeado tomar un autobús, él tenía que hacer un viaje muy importante para él.

El sol de había metido y la temperatura había bajado aún más, la estación de autobuses estaba justo frente a él, solo tenía que pasar un puente peatonal para cruzar una avenida grande, y de esta forma poder entrar en aquel edificio y cubrirse del frío,  el caminaba a toda prisa por arriba del puente, ahí el viento se sentía más y el frio traspasaba sus ropas, con él solo llevaba una pequeña maleta con unos cuantas prendas, nada grande, su viaje solo duraría un par de días.

-Joven, me puede ayudar- le dijo una anciana que estaba sentada justo en medio de aquel puente, soportando todas las inclemencias del tiempo.

De inicio Eduardo hiso caso omiso de aquella petición que le había hecho la anciana, pero un par de pasos más adelante se dio cuenta de todo lo que estaba sucediendo a su alrededor en aquel momento, así que regreso y se puso en cuclillas para poder mirar a los ojos a aquella anciana, cuando se acercó vio que la anciana no tenía un buen aspecto, sus ojos se veían demacrados, sus labios estaba demasiado resecos y sus manos estaban cuarteadas por el frio, la anciana solo llevaba unas cuantas cosas encima, Eduardo se conmovió al ver esta esena.

Sin pensarlo, saco una chamarra de su maleta y cubrió con ella a aquella anciana, le ayudo a levantarse y con paso lento la llevó hasta la cafetería de la central de autobuses, la gente del lugar lo veían y le hacían gestos de desprecio, cuando llegaron a una mesa, los comensales de las mesas vecinas se retiraron, a Eduardo no le importaba todo esto, la gente no es nadie para juzgar los actos de los demás, él le pidió de tomar algo caliente, una sopa para que aquella anciana saciara hambre.

Eduardo se esperó a que la anciana terminara de comer y se llenara,  la ayudo a levantarse de la mesa y la llevo a sentarse a una de las salas de espera, para que pudiera esperar a que pasara el frio, Eduardo consulto su reloj y el ultimo autobús estaba por salir, este le estregó unos pesos y se propuso a marcharse, se dio la media vuelta y cuando apenas llevaba un paso aquella anciana le dijo –la amabas más que nadie- Eduardo inmediatamente giró la cabeza y se quedó mudo ante aquel comentario de la anciana.

-¿a qué se refiere señora?- pregunto Eduardo muy desconcertado.
- me refiero a Leticia, en verdad amabas a esa linda mujer-
Eduardo sin saber a ciencia cierta cono la anciana sabia esa información, solo se redujo a callarse y escuchar.
-yo puedo ayudarte, sé a dónde vas y sé muy bien a lo que vas- se lo repetía la anciana, para que confiara en ella.
-¿y usted como me puede ayudar? Pregunto Eduardo.
-por la ayuda que me has dado y por tu caridad, puedo concederte un deseo- le dijo la anciana con voz muy segura.
-ahora resulta que usted concede deseos- Eduardo con una sonrisa en su rostro y voz de sarcasmo respondió
-las reglas son las siguientes para poderte conceder tu deseo y pon mucha atención- le dijo la anciana haciendo caso omiso de lo que Eduardo le había dicho.

En seguida la anciana le empezó a enumerar cada una de las reglas para pedir el deseo:

  1. Primero debes de creer en mí, así como yo he creído en ti.
  2. Puedes elegir cualquier deseo.
  3. Puedes decidir cuando quieres que suceda.
  4. Solo vas a poder disfrutar ese deseo por dos minutos.
  5. Pasando esos dos minutos, tú morirás.
  6. A quien tu elijas se le entregar lo que tu hayas dejado de tu deseo.
Las reglas le fueron dichas a Eduardo tres veces, para que lograra entender todas y cada una de ellas, de inicio Eduardo se veía confundido y no creía en lo que estaba escuchando, así que la anciana volvió a repetirle –cree en mí como yo he creído en ti-, Eduardo se sentó a un lado de la anciana y permaneció en silencio por varios minutos, pensaba muchas cosas, entre ellas si la anciana le estaba diciendo la verdad, pero también pensaba que deseo pedir basándose en las reglas que la anciana le había dicho, -ten mucho en cuenta la regla 3,4 y 5- interrumpió la anciana a Eduardo mientras meditaba.

Después de tanto pensarlo, Eduardo acepto el deseo que la anciana le proponía, -¿pero puede ser cualquier deseo?- le pregunto Eduardo a la anciana.
-así es puedes elegir cualquier deseo y puedes decirme cuando quieres que se te haga realidad- la anciana le respondió.

Eduardo había llevado una vida normal como cualquier otra persona, él tenía muchas esperanzas de que algún día podía formar una familia, el amor de su vida era Leticia y el deseaba que algún día ella se casara con él, Eduardo respiro profundo y le dijo el deseo:

“Deseo que por un minuto, poder ver y acariciar la suave piel de Lety, tomar sus manos y besarlas, poderla mirar a los ojos, abrasarla, tenerla entre mis brazos, escuchar los latidos de su corazón, sentir su respiración en mi piel, escuchar su dulce voz, admirar su linda sonrisa, pasar mis manos entre su pelo, morder su cuello, besar sus labios y decirle cuanto la amo, el otro minuto, deseo tener todas las fuerzas en mis piernas para poder salir corriendo de ese lugar y que Lety no sepa que moriré, lo que he deseado en perder mi vida, esta entregasela a ella”

-si eso es lo que deseas, eso es lo que te concederé, y ¿cuándo quieres que esto suceda?- agrego la anciana.
- deseo que esto suceda el día de ayer, ya que Lety hoy ya no está más entre nosotros-

Si esto es lo que deseas esto es lo que te concederé, la anciana junto sus brazos y empezó a decir unas palabras –perdón señora- interrumpió Eduardo a la anciana – ¿cuál es su nombre? – agrego Eduardo – hijo yo sabía lo que en verdad deseaba tu corazón y lo que estabas pasando, también sabía lo que pedirías, pero quería que tuvieran fe en mí y así lo has hecho, que las lágrimas que nacen de tu ser sean de felicidad por el destino que tú has deseado, mi Nombre es María.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Irving Edmundo Lopez Marin.
Published on e-Stories.org on 11/13/2013.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Life" (Short Stories)

Other works from Irving Edmundo Lopez Marin

Did you like it?
Please have a look at:

EL GRAN FRACASO DE LA INTELIGENCIA. - Irving Edmundo Lopez Marin (Life)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)