Maria Teresa Aláez García

Felicitación 2

Aunque ya felicité las fiestas en mi foro

 

http://pernelle.mforos.com/1315596/8127021-feliz-navidad-y-prospero-ano-nuevo/

 

deseaba dejar un reflejo de lo que pueden ser las fiestas navideñas al margen del consumismo y del resto de falsedades que las acompañan. En ese foro, por cierto, se encuentran vídeos y mp3 con las obras musicales, arquitectónicas, pictóricas o enlaces a textos, así como toda la documentación de la que saco los textos que coloco aquí. Aunque no está todo colocado, se va haciendo cuando  y cuánto se puede.  Agradezco a Joerg Schwab y a e-Stories el que me permitan colocar aquí los textos pero hay que tener cuidado con la S.G.A.E en cuanto a la cuestión musical.

Si bien es cierto que estas fiestas son nuevas  y que fueron adaptadas de otras celebraciones de tipo pagano, al menos habría que  darles otro sentido más práctico y ver cómo vivir las fiestas de navidad para que fueran auténticas. En realidad, para un católico, las fiestas de Navidad y Semana Santa se deberían de celebrar todos los días o debería de vivirlas cotidianamente. Ciertamente, Jesús vino a poner en marcha la religión que ya existía y a depurarla de toda la contaminación con la que había sido revestida. Casi más que el interior, preocupaban el exterior y todo lo que fuera adyacente a la persona: su vestido, su hermosura, su fama, su fortuna, etc… y la hipocresía se abría paso a marchas forzadas entre los fariseos.

Como la historia se repite, esto vuelve a ocurrir ahora.

Jesús instituyó la Eucaristía. El tomar y comer Su Cuerpo y beber Su Sangre. La Navidad o Natividad de Jesús no fue precisamente el hecho que pidió que recordáramos pero puede ser útil a la hora de recordar esa muerte en las impurezas propias y nacimiento en una persona más acorde con nosotros mismos, más tranquila en la conciencia, en la paz interior y en su actitud con los demás. Recordar esa limpieza física y psíquico-espiritual al menos en otra ocasión del año y no solamente en Semana Santa. En cuanto a la Eucaristía,  no voy a empezar a hablar de todo lo que esto significa, así que vuelvo al sentido de la Navidad.

Se habla del nacimiento del Verbo. (“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros”). La palabra que la Iglesia Católica posee o cree poseer y usan muchos de sus miembros desafortunadamente – otros la usan muy, pero que muy bien pero de esos no se habla, no da morbo o no son noticia aunque son una gran mayoría y, desgraciadamente, quienes muestran las flaquezas humanas (no dejan de ser hombres y mujeres) son quienes se llevan toda la publicidad y quienes son tomados como baremo para juzgar y condenar - . Esa palabra que los judíos no pronuncian y que los Testigos van pregonando sin miedo. No es una palabra determinada, que tenga sílabas y letras y tiene que ver con la palabra de Dios, con su mensaje y su buena nueva.  Hecho que todas las iglesias se empeñan en ir transmitiendo, haciendo que sus fieles paguen fortunas esperando dicha buena nueva y dicha liberación que nunca llega. Todavía no he visto una religión gratuita. Tampoco ninguna asociación filosófica ni de pensamiento ni corriente espiritual o esotérica y si alguna sale gratuita, en seguida se las arreglan para que el dinero tenga que ver en su desarrollo y producción. Esa buena nueva que todo el mundo necesita, esa esperanza, se ha de ir renovando y se halla dentro de nosotros. Para verla no es necesario hacer aspavientos ni pagar fortunones. Es necesario no mentirnos a nosotros mismos – aunque sea muy doloroso – aceptar la realidad y actuar en consecuencia. Pero nuestra debilidad nos lleva a hacer justo todo lo contrario. Así que la Iglesia busca momentos para ayudarnos a esa interiorización – con respecto al resto de las circunstancias, hablaremos otro día -. Esos momentos suelen coincidir con cambios naturales y siempre tienen un trasfondo que no sé por qué se han empeñado en hacer esotérico pero que se relata en miles y miles de libros aunque no se le encuentra relación.  Las coincidencias son de tipo social, laboral, étnica, tradicional, tomada de otras experiencias, transformada por otros factores, etc…

Ya dije antes que para un católico y en concreto, para mí, todos los días son navidad y semana santa. Más que en el calendario y  el tremendo frío que puede hacer, además del trabajo, no diferencio un día de otro. Todos los días intento ser la misma persona. Si he de practicar la caridad, si he de ser penitente, si he de acordarme de tal o cual cosa, todos los días tengo un detalle o una palabra que me hace recordar a una persona que no se encuentre entre nosotros por haber pasado a mejor vida o por estar ausente o lejos, recuerdo mis propias miserias, recuerdo que en este mundo no estoy sola y he de convivir con mis semejantes y tratarlos como me gustaría que me trataran a mi, recuerdo que he de mirar dentro de mí e intentar mejorarme diariamente, etc… Cada día intento reconciliarme con las personas y conmigo misma, me apeno por las injusticias, me alegro por las buenas noticias, comparto con amigos y amigas sus angustias y sus proezas y cada día doy gracias a Dios y pido siempre. En fin.

En el caso de las fiestas, siempre tenemos un tiempo para interiorizar. En el caso de la navidad, es el tiempo de adviento que dura más o menos un mes, desde el 24 de noviembre o un poco antes. En cada semana, en la Iglesia se va encendiendo una vela, símbolo de nuestra muerte al pecado y de la llegada de la luz. De hecho en Diciembre, se celebran las festividades de santos que tienen que ver con luz y con rompimiento como Bárbara o Lucía. Es interesante seguir en el santoral estas transformaciones y ciclos y de hecho el refranero ayuda a seguir este trayecto, pero eso se queda para otro texto.

Lamento haber hablado de mis hechos. Muy mal por mi parte.

Deseaba, en este año marcado por la crisis, el octavo o séptimo año de entrada al milenio, un año de cambios, pedir quizás por una reflexión para nosotros. Desearía para mí, ya que hablo de mí y para los demás, que nos demos cuenta de que aunque pasemos dificultades, siempre hay quien lo está pasando peor y no puede salir del hoyo donde está metido por el resto de la humanidad. Que nos demos cuenta también de que nuestro propio baremo no es el más infalible para medir a los demás y nuestra perfección no es la que se aplica a toda la humanidad, así que no podemos determinarnos en jueces ni juzgado para los demás, si acaso ser apoyo aunque no estemos de acuerdo con lo que se haga y luz para darse cuenta de que las cosas no están bien, siendo valientes para decirlo. Es difícil decirle a alguien que no sigue el camino correcto, pero quizás es necesario. La negligencia y el miedo, la cobardía, la inseguridad y la filosofía del “vivir y dejar vivir”, nos enseñan a ser espectadores. Pero si sabemos que un amigo maltrata a su pareja y se vanagloria de ello, el decirle que no hace bien y que no puede pegar a sus hijos, es positivo, así como invitarle a hablar, escucharle y ayudarle o dirigirle al lugar correcto para que mejore y su familia no se rompa. Igualmente con la mujer, que de las mujeres maltratadoras no se habla pero existen y son igual de peligrosas. Y si tenemos un jefe o compañero que delinque robando a la empresa o realizando tratos sucios, intentar buscar una solución, que las hay y muchas. Si alguien desea ser escuchado, por muy mal que nos caiga, por qué no perder un poco de tiempo en dedicarle y si es pesado o pesada, advertirle sobre la necesidad de ser un poco más individual dándole incluso ánimo cuando haga algo por sí sólo: pensar, encontrar algo, un trabajo o parte de él. No vamos a llevarnos bien con todo el mundo porque es imposible. No vamos a tener afinidad con todos porque somos cada cual con sus circunstancias pero a veces, estas reflexiones acerca de lo que se hizo y no se hizo y se pudo hacer y se dejó de hacer ayuda a la gente más que si le dieran un millón de euros.   En ocasiones el obedecer una orden pequeña hace más que el resolver un gran problema. Esas cosas son las que debemos de recordar cuando entremos en estos tiempos. Y en cuanto a la tolerancia religiosa, a los terroristas, a la gente que asesina.. ¿qué ganan eliminando vidas?  Quizás alguno tenga una enfermedad mental o un ansia que deba ser tratada de otro modo, médico o psicológico y en cuanto a las ideas o a la política, si todo es mentira de un lado o de otro, para qué arriesgarse por todas las mentiras que de todos modos seguimos manteniendo de una manera u otra.  Si nos equivocamos, hacernos cargo de nuestros errores y corregirlos. Si otros se equivocan, usar la caridad, corregir con cariño y ayudar a dirigir bajo la sensatez eliminando ideas y teorías diversas, que a veces, hay que aconsejar como uno de izquierdas para hacer las cosas a derechas y para que las cosas sean rojas quizás necesiten ir por un camino azul.  A lo mejor es la combinación de todas las partes lo que haría un mundo más feliz y no el irlas separando y no mezclarlas.

Paz para todos. Amor, deseos cumplidos y sueños realizados. Que quienes necesiten más vayan teniendo lo suyo en su justa medida y que quienes necesiten menos, sepan desprenderse de lo superfluo y darse cuenta de que quizás ciertos hábitos no sean correctos ni para ellos ni para quienes les rodean.

Feliz Navidad y Próspero 2009. Siempre está en nosotros. Dejen hablar sinceramente a su corazón y a su conciencia – lo cual no significa que sean voces que se escuchen en la cabeza ni nada similar y todos sabemos a qué me refiero-. Tengan en cuenta que la  Navidad es una fiesta occidental y que la mayoría del resto de la humanidad ni la celebra ni la conoce. Peor aún: se mueren de hambre, necesitando el dinero superfluo que nosotros gastamos en excesos para poder subsistir y se matan por las mismas causas religiosas que nosotros celebramos: por la unidad del dios, por la aplicación de leyes religiosas injustas, por la peor causa de todas: la ignorancia. Con el mantenimiento de la ignorancia y la mentira a la hora de tratar a las personas necesitadas presentando un mundo capitalista y basado en la vanidad y el poder de uno o dos seres humanos como única alternativa estamos cometiendo el error más grave contra nosotros mismos y contra los demás que podemos imaginar. A ver si pudiéramos ir colapsando esto y tratamos de mirar más allá de lo que nuestra nariz nos permite.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 12/29/2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Next title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Politics & Society" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Retorcimientos - Maria Teresa Aláez García (Politics & Society)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)